XAVI MOYA FOTO VIDEO WEB

Alimenta tu amor propio

El amor propio es la aceptación, el valor que nos damos, los pensamientos positivos y la consideración que tenemos hacia nosotros mismosEl amor propio depende de nuestra voluntad para querernos, no está en manos de los que están a nuestro alrededor, ni de las situaciones externas.

Nace de los sentimientos que tenemos hacia nosotros mismos, hacia nuestro físico, nuestra personalidad, nuestro carácter o las actitudes y comportamientos que adoptamos ante las situaciones que nos rodean. Y a menudo éste entorno es quien se ocupa de mermarlo y bombardearlo, pero en nuestras manos está permitirlo o no. Accedemos a que aquello que sucede fuera, afecte a nuestro interior. Nuestro estado de ánimo, es consecuencia del ambiente, o del contexto. Nuestro humor se altera ante un comentario, una opinión o un juicio ajeno. Y ese amor propio va reduciéndose y nos sentimos infelices.

La felicidad es el objetivo principal del amor propio, ser felices por aceptarnos como somos sin permitir que otros familiares  o personas externas, intervengan en ese propósito. Pero a menudo resulta una utopía.

La falta de amor propio, afecta directamente a nuestra autoestima.  Es muy importante diferenciar que tener una alta autoestima o amor propio elevado,  no son sinónimos de egoísmo, vanidad o soberbia.

La consecuencia directa de la falta de autoestima y de amor propio a menudo suele ser el victimismo. Es una orientación automática, nos parece injusto que no traten de determinada manera o que nos "ocurran" situaciones concretas. Esta forma de pensar nos lleva a sentirnos sin poder para controlar la situación. A dejarnos llevar por la lástima y la apatía. afortunadamente el victimismo es un patrón de conducta aprendido, y como tal se puede cambiar. Ser víctimas nos funciona. Nos permite seguir en nuestra zona de confort, y así llamar la atención y encontrar  la "compañía" de personas que nos "mimarán".  En realidad es una forma de no afrontar la situación, de quitarse la responsabilidad de afrontarlo. Es un patrón adquirido desde pequeños ante la indefensión. situaciones extremas, como el maltrato, abuso o situaciones extremas en las que la no hemos tenido ningún poder para cambiar nada. Acabamos pensando que por mucho que hagamos nada cambiará.

En realidad esa reacción solo hace que perdamos el control de la situación y por ende perdamos nuestra autoestima, dañando y reduciendo más nuestro amor propio.

Vivimos una crisis emocional, un trastorno que nos desbordado e impide de afrontar una situación o problema. Ahí juega un papel importante la resiliencia. La resiliencia  es la capacidad para adaptarse y afrontar a las situaciones adversas con resultados positivos, transmutar esas  desdichas en algo positivo y constructivo.

A pesar de todo lo importante es poner limites, a lo externo para no permitir ese "abuso" hacia nuestro amor propio, y hacia nosotros mismos, para detener ese discurso mental y cambiarle el tono. Crecernos ante los hechos en lugar de hundirnos.

Resulta curioso como a lo largo de todos estos años de profesión, aunque la mayoría de sesiones fotográficas tenían un fin publicitario o editorial, pero en algunas ocasiones me ha sorprendido algún encargo, donde la finalidad era otra bien distinta: "Las fotos son para mi", poderoso argumento. Las imágenes en ocasiones tienen un poder mágico, casi medicinal para la mayor parte de quienes las solicitan. Verse guap@ en unas fotos aumenta el amor propio. En algunos casos al compartirlas en redes sociales, esos comentarios y likes que las acompañan, son un bálsamo para un amor propio pobre.  Recuerdo un caso concreto de una chica joven, víctima de acoso escolar por sus "compañeros" que comentó: "las voy a imprimir y guardar en un cajón, y cuando me sienta baja de moral, las miraré y recordaré lo atractiva que soy, y lo bien que me he sentido, siendo modelo por un día." 

Resulta muy gratificante para mi, ver como usar mi vocación y mi experiencia, tiene resultados en otras personas: las hace felices. No hay mayor recompensa para mi que ser vehículo de bienestar para otros. No solo disfruto usando mi pasión, sino que además los resultados obtenidos tienen un efecto a corto y medio plazo para quien las encarga.

En cierto modo ese es mi bálsamo también, para sanar mi amor propio cuando este decae. Así que todos felices. Es en cierta manera una terapia mutua, en dos direcciones. Ell@s felices y yo también. Para mi tiene más valor el efecto que producen esas fotos , que el resultado visual en si.

Así que ya sabes: si tu amor propio necesita crecer, ¡Hazte unas buenas fotos !

signature xm Xavi Moya
                © Todos los derechos reservados. 2009 /


Otros temas y artículos de mi blog que pueden interesar...

Deja un comentario, no te cortes!

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Shares